Nueva relación médico-paciente

Desde Hipócrates la relación médico-paciente ha variado mucho. Históricamente el modelo imperante era el paternalista según el cual el médico, que es el que sabe, decide con autoridad casi absoluta lo mejor para el paciente.  Este modelo rígido priva al paciente de su autonomía y restringe su libertad de elección ante las prescripciones del médico. Esta relación asimétrica tiende a equilibrarse en la segunda mitad del siglo veinte y pasan a tomar vigencia conceptos como autonomía, libertad, respeto, confianza y confidencialidad. Se pasa pues a un modelo más humanista en el que el papel del paciente es clave durante su enfermedad.

La relación médico-paciente se conforma en la unión de dos dimensiones diferentes: la humana y la técnica. Desde la técnica el médico asiste a la enfermedad orgánica y desde las humanista a la persona que padece. En esta segunda línea de intervención se revela importante la necesidad de desarrollar las competencias de la inteligencia emocional por parte del médico. Ambas competencias han de coexistir y están llamadas a complementarse.

Junto con la capacitación técnica, el gran desafío de los profesionales de la salud es el de relacionarse con personas que se encuentran en estado de vulnerabilidad física y emocional, y por ello necesitan de una atención que considere habilidades de contención, escucha, empatía, y comunicación.
Los estudios científicos demuestran que la calidad del vínculo profesional de la salud–paciente es un factor decisivo en el tratamiento y que junto con los conocimientos científicos-tecnológicos, sigue siendo el sustento de la práctica clínica y esencial en su formación profesional.

Por otro lado, en la educación actual, una carrera universitaria sanitaria poco tiene que ver con la gestión de personas. La excelencia en medicina tiene lugar dentro del paradigma del equipo de trabajo. El médico debe de asumir un liderazgo con aquellos profesionales de cuyo desempeño depende su trabajo. Así pues, enfermeras, personal de laboratorio, fisioterapeutas, celadores, psicólogos y otros médicos de otras especialidades complementan la labor del médico aportando aspectos esenciales. Por ello, el médico además de conocer las últimas técnicas y adelantos, debe ser un  líder que logre mejorar el rendimiento de su equipo y gestionar el estrés tan presente en esta profesión.

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Telefono: 671038509

 

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Las nuevas preguntas que abren las viejas puertas de la educación.

Se dio cuenta así, de casualidad como pasa con todas las cosas importantes, debido a  una tontería. Esa tontería  le llevó a pensar desde otro esquema mental y así pasó a verlo desde otra óptica y a darse cuenta de casualidad de lo inevitable.

Antonio es profesor de segundo curso en la facultad de Historia. Los viernes solo tiene una clase a las nueve de la mañana. Cuando esta termina se va a dar un paseo sin la intención de hacer nada particular. Solamente despejar la mente. Pasa por delante de un pequeño parque. Un grupo de chicos, alguno de ellos alumnos suyos, están sentados en un banco y charlan entre ellos a través del Smartphone. La mañana es fría y se mete en un bar a tomar café. A su lado, una improvisada reunión de trabajo. Mira por el rabillo del ojo. Cuatro treintañeros conversan animadamente. Antonio, toma de un sorbo el café, se dispone a leer el periódico, pero la conversación de la mesa de al lado le atrae y no le deja concentrarse por lo interesante que le resulta. Antonio, escucha con sumo interés mientras sin querer garabatea un esquema de la conversación:

  • A ver si te entendido bien Paula. Consideras que es importante volver a conectar a la organización entera con la verdadera misión, ¿verdad?- pregunta una chica con voz de presentadora de televisión.
  • Exacto-contesta Paula, una chica de pelo liso y americana.
  • Todo el mundo en la empresa sabe que lo que vendemos es software a empresas- intenta sentenciar un chico alto con traje gris
  • Yo no creo que vendamos eso- responde Paula con voz tranquila
  • ¿Ah no? Pregunta el chico del traje gris
  • Yo creo que nosotros vendemos seguridad, ahorro de tiempo, mejor gestión de la información, vendemos una logística más efectiva, posibilidad de gestionar los datos y que vuestros clientes contacten de una forma más eficaz con sus clientes.
  • ¡Ostras! Me extraña que un ingeniero informático como tú hable en esos términos. Interviene una chica alta con pelo rubio.
  • Además de la titulación de ingeniero informático sabes que llevo trabajando como consultor y coach organizacional casi seis años. Por ello, considero que vuestra organización precisa revalidar su mensaje y llevarlo a todos sus miembros.

Antonio, el profesor, tiene 55 años. Antonio, recapitula. Una ingeniera informática que trabaja como coach. Ahora, en este periodo, Antonio se ha comprado un ordenador y está intentando entender algunas cosillas de informática. Le resulta complicado. Por ello, al ver a esa chica que ha tenido que pasar por miles de horas estudiando informática, programación le resulta sorprendente que se dedique a ser coach.

Se le ve feliz, exitosa y bien vestida. Antonio, no puede evitarlo. Se acerca a la mesa y les dice:

  • Chicos, disculpad que me entrometa, os he escuchado un poco hablar. Soy profesor y me interesaría por favor saber cuáles son vuestros estudios
  • Yo he estudiado matemáticas, dice la chica alta con el pelo rubio.
  • Yo Empresariales continua el chico alto con traje gris
  • Y yo Derecho la dice chica con voz de presentadora de televisión.
  • Y yo soy ingeniero informático y trabajo como coach
  • ¿en qué medida os dedicáis a aquello que habéis estudiado?
  • Prácticamente nada- responde Paula. Los demás asienten.
  • Y, ¿cómo habéis adquirido las competencias para desempeñar estos de trabajo alejados de vuestra formación inicial?
  • Pues con formación externa y experiencia profesional.
  • Cuando empezasteis la Universidad por qué no os planteasteis estudiar algo más relacionado con vuestro trabajo actual?
  • Cuando empezamos la universidad, yo desconocía quién era, qué quería y la educación recibida estuvo siempre lejos de ayudarnos a entender cuál era nuestra vocación y lo que podíamos ofrecer. Fue después, la vida, la voz interna, las habilidades y algo el azar los que marcaron el camino.

Antonio, se despide de los muchachos y se aleja por la calle pensativo…

Después del encuentro, Antonio se comienza a replantear muchas cosas. Lee libros, ve documentales y se cuestiona muchas cosas:

¿Está la formación universitaria y superior adaptada al tipo de realidad profesional que se encuentran los jóvenes hoy en día?, ¿se ayuda al adolescente a entender cuál es su proyección y su camino profesional?

De nuevo las preguntas que hacen pensar, las preguntas palancas, las nuevas preguntas llaves de las viejas puertas…las preguntas que responden.

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

 

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Teléfono: 671038509

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Sentido o sensibilidad en medicina

Un médico debería rozar la excelencia en el aspecto más inherente a su profesión, aceptando indudablemente los errores o fallos derivados de la tensión, las sobrecarga de horas de trabajo o el mero hecho de “ser humanos” y tener un mal día….

Estas líneas pretenden que el doctor reflexione y sea consciente de lo mucho que puede mejorar y lo mucho que se puede conseguir  como terapeuta a la hora de comunicarme con los pacientes, de la enorme herramienta que se puede utilizar y que muchas veces no se usa…de lo económica y eficaz que es, de lo inocua y segura, y en definitiva, de la inmejorable relación en términos de coste eficacia, ningún gestor sanitario podría resistirse…

Se trata de saberse capacitados y entrenados a la hora de comunicarnos con una persona, que se da la circunstancia de que es un paciente, que tiene alguna dificultad, padecimiento o dolencia por el que acude al doctor buscando ayuda.

Después de mil logros y avances en materia de Salud, no podemos nunca dejar de lado la enorme dimensión humana del trabajo de médico, ya que cada palabra que el médico pronuncia tiene un formidable impacto o resonancia en los pacientes, y debemos saber que existen técnicas para mejorar esas vías de comunicación, dotando al médico de mayores habilidades en la gestión de la inevitable carga emocional que rodea nuestra práctica diaria.

Sería pues importante, disponer de recursos para formarnos en estas habilidades, y no darlo por hecho, brindando orientación al profesional médico en la asistencia global que va a prestar a sus pacientes, con el fin último de optimizar nuestro trabajo como profesionales al servicio de la salud.

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua.

 

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

 

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Taller formativo odontología emocionalmente inteligente

Introducción

Debido a los imperativos institucionales y por falta de tiempo con frecuencia el dentista desaprovecha la oportunidad de llevar a cabo una intervención emocional adecuada con el paciente, lo cual puede tener repercusiones negativas en la actitud del mismo para con el tratamiento y  diagnóstico.La American dental association indica la influencia positiva que puede establecer el odontólogo mediante una eficaz comunicación con su paciente, estableciendo una relación de confianza con él y dedicándole tiempo para explicarle el tratamiento de forma empática. Esta aseveración entronca con el contenido de este programa formativo que persigue implementar una intervención odontológica exitosa a nivel emocional en las clínicas dentales excelentes.

Por otro lado según la educación actual, la licenciatura en odontología poco tiene que ver con la gestión de personas. Creemos que el dentista debe ser un líder que logre promover la acción de su equipo y sepa gestionar el estrés tan presente en esta profesión. Solamente logrando ejercer un liderazgo emocionalmente inteligente, será posible alinear a su grupo de trabajo en la visión de mejorar la salud bucal de las personas.

 

Explicación taller formativo

El paradigma que utilizaremos para alcanzar tales resultados está basado en herramientas de coaching, PNL (programación neurolingüística) y la psicología positiva. Las tres metodologías aplicadas en una conveniente sinergia conducen a una intervención emocional más eficaz con el paciente lo que genera un ambiente propicio de colaboración para abordar el tratamiento. Se ha llevado a cabo una selección de las técnicas de las tres disciplinas que se adaptan al trabajo del odontólogo y las cuales han sido probadas en el desempeño de diferentes dentistas con buenos resultados tanto en el  reto de la intervención emocional con el paciente como líderes de sus equipos de trabajo.

El coaching es un método que consiste en acompañar a una persona con el objetivo de alcanzar sus metas. Los beneficios que se obtienen a través del  coaching es que la persona logra conocer sus prioridades, clarificar sus objetivos y trazar un plan de acción para alcanzarlos en un tiempo determinado. El ejercicio del coaching se sustenta fundamentalmente en dos bastiones: la pregunta y la escucha empática. La formulación de determinadas preguntas (empowerment questions), lleva al paciente a sentirse escuchado y a sentir que el dentista considera su punto de vista lo cual le conduce a una situación de responsabilidad para con su propio tratamiento bucal y la prevención de posibles enfermedades futuras.

La especialidad del coaching de salud está tomando protagonismo como una herramienta que favorece la comunicación con los pacientes y su diligencia en el cumplimiento del tratamiento. Algunas sociedades médicas promotoras del coaching de salud (como la American College of Sports and Medicine) y Administraciones de Salud (EEUU, Inglaterra y Australia) han admitido la sostenibilidad derivada de los procesos de coaching, tanto en la consecución de objetivos de salud, como en su coste-efectividad y la evolución de ciertas enfermedades.El uso de herramientas de coaching en el plano de la salud se ha revelado como un eficaz paradigma en la interacción dentista y paciente de manera que ambos pasan a abordar el diagnóstico y tratamiento conjuntamente. Bajo este prisma, la toma de decisiones pasa a ser compartidas en vez de directivas y centradas en el habitual autoritarismo del profesional de salud.

El propósito de la psicología positiva (Martin Seligman y Mihaly Csikszentmihalyi) es estudiar las bases de la felicidad y las fortalezas de las personas. A lo largo de los años, la psicología se ha centrado en los aspectos patológicos del ser humano como la depresión y el estrés, dejando al margen el estudio de aspectos más positivos como la risa, la alegría o la creatividad. La psicología positiva en la salud pone especial acento en el desarrollo de la empatía. Ésta constituye uno de los fundamentos del vínculo médico ya que su uso demuestra interés personal por el paciente al conocer sus características y entender sus necesidades. Asimismo es importante el reconocimiento por parte del dentista de la consecución de los hitos en el transcurso del tratamiento bucal además de ensalzar cuando proceda los buenos hábitos de higiene y preventivos.

La programación Neurolingüística (PNL) es un conjunto de métodos y técnicas que permiten conocer e influenciar las estrategias internas inconscientes a partir de las cuales se desarrollan las emociones humanas. Existen numerosas técnicas que son usadas en la profesión odontológica como:

  • Rapport: Consiste en crear sintonía con la persona que se esté interactuando a través de técnicas como el mirroning y la sincronización.
  • Sistema de representación del paciente: Lograr descubrir cuál es el sistema preferente de comunicación en el paciente facilita una línea de intervención sensorial a través del lenguaje muy eficaz.
  • Visualización del futuro deseado: El dentista que establezca un trato con el paciente hablándole con imágenes visuales y sensoriales acerca de los resultados positivos al término del tratamiento odontológico es más posible que encuentre en el paciente un aliado para afrontar las eventuales dificultades que puedan aparecer.
  • Llenguaje positivo: Para la PNL el lenguaje que usamos genera un tipo de realidad u otra así cuando el dentista se refiere a un episodio doloroso puede hacerlo usando un lenguaje que sin ser eufemístico permita mitigar un sentimiento negativo.

Taller formativo odontología emocionalmente inteligente 2

Metodología del curso

Pese a la cantidad de conceptos teóricos, Odontología emocionalmente inteligente, es un curso con una importante parte práctica. En EyCO, creemos que el aprendizaje más eficaz es aquel que sitúa como protagonista al cerebro emocional o sistema límbico. De hecho, las más competentes investigaciones de neurociencia aseveran que cuando se pretenden mejoran las competencias emocionales es clave el entrenamiento de los conceptos teóricos en el aula.

Además de práctico, este curso se sustenta en un aprendizaje dinámico y colaborativo porque:

  • Desarrollamos distintas actividades grupales que ejemplifican lo trabajado en el curso.
  • Los compañeros del aula forman parte importante del proceso de aprendizaje ya que la formación no se limita a lo que el formador pueda enseñar.
  • Las herramientas aprendidas en el aula son útiles para el desempeño profesional desde el día siguiente de la formación.

Taller formativo odontología emocionalmente inteligente 3

Liderazgo  y competencias de inteligencia emocional en la relación del dentista y su equipo

En el día a día de un dentista, éste tiene la responsabilidad con su equipo de ejercer un liderazgo que conduzca a obtener los resultados marcados en ambiente de trabajo agradable. Así pues su éxito no solo se basa en sus competencias técnicas y emocionales con el paciente sino que también radica en conseguir mejorar la comunicación con la higienista, en que la recepcionista establezca un primer contacto adecuado con el paciente o lograr sinergias con otros colegas en determinados casos clínicos.

 

Taller formativo odontología emocionalmente inteligente 4El dentista líder detecta cuáles son las fortalezas y debilidades de su grupo de trabajo y elabora una agenda de aprendizaje para desarrollar las fortalezas y trabajar las áreas de mejora (conciencia de la visión ideal del grupo de trabajo).

El dentista líder sabe que su tarea es abanderar el cambio positivo y que para ello necesita desarrollar relaciones personales que faculten el compromiso general.

El dentista líder tiene claramente identificado cuál es su estilo de liderazgo y sabe cuáles son sus fortalezas y sus áreas de mejora como líder. Asume qué competencias de inteligencia emocional son susceptibles de desarrollo y adopta pautas basadas en aquellos modelos de liderazgo que no suele usar.

 

 

 

Objetivos del curso

Al finalizar el curso Odontología emocionalmente inteligente, los dentistas asistentes podrán desarrollar las habilidades de liderazgo e inteligencia emocional en los siguientes aspectos más eficientemente:

  • Dominio a nivel teórico-práctico de diferentes habilidades de la inteligencia emocional para conseguir maximizar los resultados y bienestar de su equipo.
  • Aplicación de técnicas de coaching, PNL y psicología positiva en el tratamiento con el paciente de forma eficaz y así trabajar conjuntamente en el diagnóstico y tratamiento
  • Trabajar bajo un modelo de liderazgo integral, altamente eficiente en el seno de una organización del siglo XXI.
  • Establecer su propio itinerario para ser un líder excelente:
    • Lograr identificar sus propias fortalezas y áreas de mejora a nivel profesional. Conseguir hacer lo mismo con los miembros de su equipo logrando maximizar el potencial de su equipo
    • Liderar en el proceso de diseño y afianzamiento de la misión, visión y valores de la clínica dental.
    • Identificar el estilo de liderazgo propio y ensancharlo hacia otros estilos asentando así una versión más completa y eficiente.
    • Aplicar técnicas de desarrollo del personal: fomentar la participación, uso de la proactividad, gestión del stress y delegación de tareas en los equipos de profesionales de una clínica dental.
    • Elaborar un plan de acción que permita alcanzar los objetivos profesionales según la misión y visión de la clínica dental.
    • Aprender a dar feedback de una forma constructiva según las bases de la psicología positiva ayudando a su equipo de trabajo a desarrollarse profesionalmente

En definitiva, esta acción formativa propuesta complementa la formación en asuntos propios del desempeño de la profesión de odontólogo para poner el acento en la cuestión emocional que conlleva ser dentista en el reto diario del trato con el paciente, la gestión del personal de la clínica y su propio estrés derivado del desempeño de su profesión.

 

A quién va dirigido:

  • Clínicas dentales que deseen perfeccionar la atención medica con una eficaz intervención emocional hacia el paciente y que crean importante que sus odontólogos desarrollen el rol de líderes para aumentar la eficiencia de su equipo de trabajo.
  • Odontólogos que apuesten por emplear prácticas excelentes no solo en lo que atañe a las competencias técnicas y conocimientos teóricos sino también al lado emocional con el paciente.
  • Universidades y colegios profesionales de odontología que deseen mejorar sus contenidos lectivos con una educación que incida en el aspecto emocional tanto en el trato con el paciente como en las habilidades de liderazgo para el desarrollo excelente de la odontología.

 

Duración y programa del taller formativo

Antes de redactar la lista de temas del programa preferimos hablar contigo. Queremos escucharte, conocer los retos a los que te enfrentas cada día, qué te preocupa,  conocer a tu equipo, hablar contigo de vuestra misión, visión, valores. Queremos ofrecerte una formación que se adapte perfectamente a tu situación. Porque aunque las pautas de nuestra formación variarán poco, nosotros adaptamos nuestra acción formativa a tus necesidades. Porque no vale café para todos.

Asimismo, dependiendo de los objetivos a alcanzar y de tus necesidades adaptaremos la duración de la formación a tu situación concreta.

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua.

 

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

 

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

La nueva educación prohibida. La educación que alienta el autodescubrimiento

Recuerdo que las primeras lecciones de literatura con quince años empezaron con Góngora. Vaya por delante el respeto que me merece cualquier tipo de literatura, sin embargo considero que cuando se establece una relación de cualquier tipo (y por supuesto con la literatura) esta ha de basarse en aspectos que consigan emocionar para hacer rodar la relación a propósitos mayores. Por ello, desobedeciendo a lo establecido, empecé a leer a Becker y a los románticos de forma que sin quererlo conseguí traer la literatura a mi vida, a aquello que me resonaba en su momento.

 

La educación actual, tal cual como está concebida no alienta el autodescubrimiento, nos afinca en lo establecido, en los viejos paradigmas. Y con viejos paradigmas no me refiero a los paradigmas que son principios (honestidad, responsabilidad, esfuerzo…) que no solo no han de cambiar sino que han de robustecerse. Me refiero a fórmulas forjadas en la era industrial no del conocimiento (que sería la actual). En aquella era (hablo de los años 50-60) la vida era muy diferente y existía interés en un control de los designios del pueblo (este interés no ha persistido pero tiene otras manifestaciones), por ello la educación respondía a intereses sustancialmente diferentes para que los estados (a menudo dictatoriales) controlaran el desarrollo de la persona.

 

Hoy eso ha de morir. Por ello, no necesitamos más apartarnos de la belleza, de lo revolucionario del conocimiento, de la pasión intrínseca hacia las grandes materias, de las grandes preguntas sin respuesta, de las respuestas que no nos conforman; queremos ser inconformistas, atravesar ese tramo de abismo que nos separa de nuestro verdadero potencial, queremos salir al mundo y decir alto que estamos dispuestos a pagar el precio de una vida unida a nuestra verdadera luz, talento. Queremos ser portavoces de posibilidades. Queremos creer en nosotros. Queremos una educación diferente en la que se estudien aquellos que han abanderado este cambio (aquellos que han abanderado EL CAMBIO).

 

Queremos que nuestros hijos lean a Eduardo Galeano y a Lorca y a Whitman, queremos que en las escuelas se ponga el acento en el desarrollo de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, que se enseñe el poder del pensamiento sinérgico, de la vida que hay detrás de los lugares incomunes, de desafiar el status quo, del poder de la reflexión y la quietud.  Queremos profesores que hablen con pasión desmedida de Nelson Mandela, que miren a los ojos de nuestros hijos y les digan que hagan de su vida algo maravillosa. Queremos que nuestros hijos hablen inglés de manera fluida y también otros idiomas. Queremos que nuestros jóvenes descubran y que no memoricen más… que no memoricen nada (casi nada).

Queremos hacer nuevos los viejos principios y tirar lejos todo aquello que se ha vestido de principio pero que solo perseguía colocar nuevos yugos para hacer nuevos esclavos.

A ti que me lees, te pregunto… ¿crees de verdad que se podrá salir de esta situación que vivimos (crisis, desencanto, falta de propósito) sin una catarsis, revolución en la educación?

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Investigación científica, liderazgo e inteligencia emocional

La investigación llevada a cabo a nivel de excelencia es una actividad altamente competitiva en que los grupos de cada campo compiten entre sí por prestigio y financiación. El mantenimiento de dicha excelencia exige un funcionamiento eficiente, orientación a resultados, conlleva elevadas cargas de trabajo, y exige altos grados de implicación y motivación por parte de todos los miembros del equipo. Todas las herramientas que contribuyan a mejorar estos aspectos deben ser apropiadamente manejadas por el líder, y la inteligencia emocional, aunque frecuentemente olvidada, no deja de ser una de ellas. La capacidad de detectar los caracteres y los estados anímicos de los demás permitirá al investigador actuar en consecuencia, estableciendo una interacción diferencial con cada miembro del grupo en cada circunstancia, tocando, por así decirlo, las teclas adecuadas para que esa persona ofrezca un buen desempeño en cada momento. También es importante a la hora de combinar la crítica y los refuerzos positivos, así como para compaginar el seguimiento y dirección de los investigadores a cargo con el necesario espacio para delegación y la promoción de la iniciativa. Una situación inherente a la actividad investigadora es la existencia de periodos más o menos prolongados de ausencia de resultados, aun con una buena programación experimental y un ritmo de trabajo alto. En dichas situaciones el investigador debe saber poner en valor el trabajo realizado, que aunque no haya dado frutos con el brillo esperado, al fin y al cabo, aunque sea por descarte, está proporcionando información que permite acercarse a los objetivos. Hay numerosas situaciones más en que la inteligencia emocional le resulta de gran utilidad al investigador, por ejemplo para asignar las tareas y proyectos más adecuados a cada miembro, para escoger miembros compatibles y con potencial sinérgico en la creación de subgrupos, para anticipar, prevenir y gestionar conflictos, etc.

Algunas personas disponen de notables niveles de inteligencia emocional de manera innata, y la ejercen de manera natural, prácticamente inconsciente. Pero lo normal es que se requiera un esfuerzo y un trabajo consciente para un pleno desarrollo de esta capacidad. He tenido la oportunidad de trabajar con notables investigadores y de ser testigo del trabajo de otros, y tengo la sensación de que, en general, no hay un trabajo consciente de aplicación de la inteligencia emocional y por tanto se sub-explotan las posibilidades que ofrece en la generación de dinámicas positivas, que favorecen no sólo la mejora de los resultados, sino también la disminución del desgaste de los miembros del grupo en el arduo camino que conduce a la consecución de esos resultados. Harían bien los líderes investigadores en recibir buena formación al respecto, en saber lo que están diciendo los mejores expertos del mundo. Luego podrán decidir en qué medida y de qué manera lo aplican a su trabajo, pero la sensibilidad hacia la importancia del tema debe estar ahí.

La subestimación de la inteligencia emocional desde el punto de vista profesional nace de su total ausencia en los planes formativos de los grados, en el caso que nos ocupa de los científico-técnicos. No recuerdo una sola mención al respecto en toda la licenciatura y el doctorado. De hecho, el único consejo profesional no técnico que recuerdo haber recibido durante la licenciatura fue el último día de una asignatura en que el profesor nos dijo que la materia que nos había dado era importante, y que habría trabajos en que tendríamos que aplicarla, pero que lo importante, y lo que siempre estaba ahí era “saber venderse”. Soy consciente que el tiempo en los planes de estudio es limitado, y no me considero cualificado para decir qué debe entrar y qué no, pero tengo claro que, al menos, un recién graduado debería ser consciente de que hay aspectos no técnicos fundamentales para alcanzar el éxito en el ejercicio profesional, y el sostenimiento de relaciones interpersonales basadas en un manejo apropiado de la inteligencia emocional es sin duda uno de ellos, de los más importante a considerar en la formación de posgrado.

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Notas sobre medicina humanista

El paso del tiempo amplía ciertos derechos. Uno de ellos, el derecho a opinar, se hace mayor cuando la experiencia acumulada invita a una mirada retrospectiva y nos entrega la llave del contraste entre pasado y presente.

Hay un bloque de años en nuestro recorrido por la vida diseñado para desarrollar una serie de facultades específicas que presumiblemente compondrán todos los recursos necesarios para el ejercicio de nuestra profesión. Evidentemente, y más aún, en un momento como el actual, de declive socioeconómico, sabemos que formación y profesión no están directamente relacionadas más que en contadas ocasiones. Sin embargo, existen oficios en los que ambas piezas coexisten inexorablemente, oficios teóricamente inconcebibles sin su rigurosa preparación previa. Por la cabeza se nos pasan entonces multitud de trabajos donde convergen orígenes muy diferentes; y de igual modo, otras profesiones cuyo punto de partida solo admite una ruta para alcanzar su destino. ¿Y cuál es el caso del ejercicio de la Medicina?

 

Nadie duda de que para ser médico se precisa una base de conocimientos sólida y extensa, repleta de tecnicismos y de razonamientos complejos. Durante la carrera de Medicina se dedica muchísimo tiempo a la adquisición de toda esa materia, la cual, por otra parte, no tiene fronteras. Son horas y horas de entrega total y desenfrenada a libros y a apuntes como respuesta a un planteamiento que obedece a una creencia, según la cual, el almacén de la memoria juega el papel fundamental, y ensalza esta cualidad del alumno por encima de cualquier otra virtud. Y es precisamente en ese punto donde se comete un error garrafal que puede tener consecuencias nefastas.

 

El sistema universitario actual, ya desde hace décadas, fomenta una excelencia académica que ignora lo elemental: formar médicos. Un médico es una persona al servicio de otras personas que demandan algo tan básico como humano, y que no se proporciona con toneladas de ciencia. Lo que espera el que acude al médico se resume en dos palabras: sentirse mejor. La enfermedad es el nexo de unión en la relación médico-paciente, pero jamás debe entenderse como un proceso puramente físico sujeto a mecanismos fisiopatológicos y apartados de quien la padece. Desde el momento en que conceptualmente se aborda el problema de la enfermedad como un acontecimiento tan aislado, el paciente no va a encontrar fácilmente aquello que realmente busca. Es aquí donde se presenta una dualidad inseparable: la del “cuerpo humano” y la del “ser humano”.

 

En el caso del primer concepto, todas las referencias van a ser relativas a la parte científica, que no obstante, es fundamental a la hora de establecer un diagnóstico y de fijar un tratamiento. El dominio del funcionamiento del cuerpo es, por tanto, de obligado conocimiento para el profesional que ejerce la Medicina. Sin embargo, ¿qué pasa con el ser?, ¿por qué los planes de formación universitaria parecen haberlo apartado?, ¿por qué se ha obviado a la persona que sufre?, ¿por qué se olvida que consultar por un “mal-estar” es consultar por “estar-mal”?. Las respuestas a estas cuestiones pasan por el fenómeno de la deshumanización que durante las últimas décadas ha devastado los pilares de la formación profesional en general y en prácticamente todos los ámbitos, no sólo en el de la Medicina. El sistema actual se ha olvidado de la empatía, clave en la comunicación emocional y herramienta extraordinaria en el abordaje del enfermo, más allá de su enfermedad.

 

Un buen amigo mío, hace casi veinte años, me contaba lo decepcionante que era para él conversar con una persona que no le mirase a los ojos. El tesoro de la comunicación no verbal se va al traste, y cuando no tiene lugar esa pequeña mirada a los ojos, en ese instante, se pierde la oportunidad de recoger una mercancía valiosísima de sentimientos, de intenciones, de grados de confianza, de miedos, de preocupaciones, de dudas, de mentiras incluso…, y en definitiva, de un conocimiento amplísimo de la persona. El que mira a los ojos cuando habla, se hace transparente al que le escucha; y si el que escucha mantiene la mirada, al menos ya lo está reconfortando con el simple gesto.

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua.

 

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

 

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

El paradigma naciente: Desarrollo de las distintas inteligencias.

El desafío de la educación actual es formar personas no solo con conocimientos teóricos sino con habilidades emocionales, que sepan comunicarse, con un pensamiento crítico y que logren adaptarse a los cambios de los nuevos tiempos.

Se precisa más que nunca ofrecer una formación integral, que aborde tanto la dimensión cognitiva como la dimensión emocional y que posibilite el desarrollo de las diferentes inteligencias de los seres humanos (Howard Gardner).

Los profesionales que obtienen los mejores resultados no son los más inteligentes de su promoción sino los que supieron gestionar sus emociones, los que cultivaron las relaciones humanas y los que aprendieron los mecanismos que mueven a las personas.

Los líderes de la nueva sociedad han de ser capaces de dominar sus emociones y para ello se precisa que en la escuela los educadores tengan la sensibilidad para ayudarles a conducirlas, dejándoles expresarlas, para después conocerlas, para más adelante gestionarlas y por último poder ayudar a los demás en la travesía hacia el autodominio y liderazgo.

En el verdadero aprendizaje, el intelecto sirve para conceptualizar, analizar y revisar el conocimiento que nos ha impactado previamente a nivel sensorial y emocional. Ahí radica la fuerza del aprendizaje transformador en el que está presente la emoción para despertar el interés y la participación del alumno. En este paradigma naciente, el aprendizaje acontece en la experiencia de trabajo en equipo donde se adquieren las habilidades emocionales que potencian lo que Gardner llamó inteligencia intrapersonal (autoconocimiento) e interpersonal (desarrollo de la capacidad de comunicación y liderazgo).

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Medicina y emoción

Medicina y emoción, qué dos palabras bonitas y cuantas cosas evocan…el deseo de estudiar una carrera, la emoción y el orgullo de formar parte del colectivo médico, la satisfacción de tu familia y el reto personal de llegar a ser un buen profesional en un mundo tan competitivo y a través de una carrera de servicio a los demás.

 

¿ES LA GESTIÓN DE LAS EMOCIONES EN EL AMBITO SANITARIO UNA ASIGNATURA PENDIENTE O POR EL CONTRARIO UNA MARIA?

¿Sería interesante recibir algún tipo de formación reglada en las facultades dedicadas a las Ciencias de la Salud?

¿Viene esta habilidad de serie, de la educación recibida, de nuestra familia, de los amigos, de la sensibilidad personal? ¿Está en nuestros genes… en el horóscopo quizás…? ¿Alguien evalúa en algún momento la disposición del joven médico a la hora de interactuar con el paciente?

Si le ponemos emoción todos salimos ganando, el médico observa una mayor adherencia en el paciente, y obtiene mejores resultados,  y el paciente recibe algo más, de alguien que es su médico,  que le aporta un poco de fuerza o de esperanza…un poco de fe en la mejoría, en que es posible y  que como mínimo lo vamos a intentar.

 

TRABAJO EN EQUIPO,  RELACION MÉDICO-PACIENTE

No hay un buen equipo sin cierta complicidad, y no hay un buen médico sin un buen vinculo con sus pacientes…y no es que haya que darse el número de teléfono privado, ni hacerse amigos en Facebook…no, es algo más sencillo, inherente a la condición humana…pero que a veces hay que trabajar o desempolvar…

“Te entiendo, y  comprendo la dificultad y el esfuerzo que te supone, entiendo tu dolor o tus limitaciones, comprendo que el tratamiento es duro o se trata de un proceso largo, me adelanto a explicarte y hacerte partícipe de los efectos adversos que podrían llegar a presentarse, y estoy abierto a aclararte cualquier duda que pueda surgir”……con un poco de voluntad podemos conseguirlo, debemos implicarnos.

 

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua.

 

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

 

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Liderazgo y competencias de inteligencia emocional en la relación del médico y su equipo

El liderazgo es la habilidad para orientar y dirigir a un grupo hacia el logro de una meta aplicando los conocimientos, aptitudes y actitudes personales. El líder utilizando su empatía, optimismo y entusiasmo puede generar en los demás el estado de ánimo adecuado ante las circunstancias. En el día a día de un médico, éste debe ejercer un liderazgo sobre su equipo de trabajo que lleve a obtener los resultados marcados y a generar un ambiente colaborativo. Así pues el éxito del médico, no solo se basa en sus propias competencias sino que también radica en su capacidad de promover la acción y compromiso encada uno de los miembros de su equipo. En muchas ocasiones el médico trabaja con equipos multidisciplinares, para ello ha de liderar a profesionales de esferas profesionales tan dispares como la radiología, la psicología, informática o la medicina forense. Por ello, las capacidades emocionales se revelan clave para lograr la sinergia y la comunicación efectiva en una realidad cada vez más compleja.

En EyCO ayudamos al médico a ser consciente de sus fortalezas, áreas de mejora y a identificar su estilo de liderazgo. Así éste logra entender cuál en su labor como líder y qué competencias de inteligencia emocional se necesitan desarrollar para lograr incorporarlas a su praxis diaria.

En EyCO, acompañamos a las organizaciones empresariales, educativas, sociales y de salud en su camino hacia la mejora continua

Ante cualquier duda, pregunta, reflexión o aspecto que deseéis comentar no dudes en ponerte en contacto conmigo. Será un placer poder ayudarte.

 

Pedro Morchón Camino

Pedro Morchón Camino

Director de EyCO

www.exitoycoaching.com

Tfono: 671038509

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la

Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)